Edificio Corcuera (1934-1957)

De WikiCity
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Datos

Época
Siglo XX / 1934-1957
Error al crear miniatura: No se ha podido guardar la miniatura
Dirección
Av. Paseo de la Reforma 1, Tabacalera, Cuauhtémoc, 06030 Ciudad de México, CDMX
Cargando el mapa…
Coordenadas
19° 26' 6.58" N, 99° 9' 4.28" W

El Edificio Corcuera (1934-1957) o Edificio Internacional es uno de los 49 Inmuebles demolidos más recordados de la Ciudad de México. Estaba ubicado en la Colonia Tabacalera, en la Alcaldía Cuauhtémoc. Se le llamó Edificio Internacional por el Banco Internacional S.A. que se encontraba ubicado en la planta baja del inmueble. Este inmueble también es conocido como el Edificio Corcuera, por el apellido de su propietario, Pedro Corcuera Palomar. Era el edificio más alto de Ciudad de México, del país y de Latinoamérica, con 16 pisos y representaba la fuerza económica y técnica del país y encarnaba el progreso y adelanto de México en el mundo,[1] hasta que tuvo que ser demolido como consecuencia de los sismos de mediados de siglo. En su lugar, actualmente se encuentra el Hotel Barceló Reforma.

Historia[editar | editar código]

Edificio Corcuera

1930[1][editar | editar código]

En 1934, en la esquina del Paseo de la Reforma y la Avenida del Ejido, actual Avenida de la República, en el lugar que hoy ocupa el Hotel Barceló, se inició la construcción del edificio del Banco Internacional, sustituyendo al inmueble que alojara por algún tiempo las oficinas del Partido Nacional Revolucionario (PNR) hoy Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Una vez terminado, el edificio fue popularmente conocido como “El Internacional” y dominaba tanto las alturas como el paisaje urbano con sus 50 metros de altura, compitiendo en este ramo con el rascacielos de la aseguradora “La Nacional” ubicado en la esquina de la Avenida Juárez y San Juan de Letrán, hoy Eje Central. Además de lo imponente que lucía a la entrada de la avenida más importante de la Ciudad de México, el inmueble se hizo muy popular por un anuncio espectacular de la marca llantera Goodrich – Euzkadi que incluía una enorme y vistosa llanta en la parte superior y que llamaba poderosamente la atención de propios y extraños.

Edificio Corcuera

1940[1][editar | editar código]

Durante la década de los años cuarenta se presentaron un par de sismos que afectaron al Edificio Internacional, uno en 1941 y otro en 1944; como consecuencia del primero el también conocido como Edificio Corcuera resultó con daños estructurales, por lo que la mole de 16 pisos tuvo que ser intervenida y reparada, no sin antes lloverle las críticas por considerarlo prácticamente indestructible.

El Edificio Corcuera fue una de las causas principales por las que se tuvo que rehacer el Reglamento de Construcciones de la Ciudad de México en 1942, después de veintiún años de su publicación, ya que fue un inmueble que “fue estudiado sucientemente y se aprendió mucho de su estructura en su momento. Aunque las estructuras fallen, como el caso de este edificio, se construyó y se pudieron probar en la realidad muchas cuestiones que, aunque no resultaron óptimas mostraron ciertos límites y criterios a considerar.”

1950[1][editar | editar código]

La prensa en general pedía que fuera demolido; sin embargo el inmueble siguió prestando servicios regularmente por 13 años más, hasta la madrugada del 28 de julio de 1957, cuando el suelo de la ciudad se volvió a cimbrar con el famoso temblor que provocó la caída de la cabeza de “El Ángel” de la Independencia.

Se leía lo siguiente en la revista de arquitectura Construcción Moderna en marzo de 1958:

“Sobre los 755 metros de superficie en que se levantan aún sus columnas de concreto, con armazón de varillas de 2 pulgadas de diámetro, pronto no quedará sino tierra suelta, polvo de ladrillo y yeso. Habrá desaparecido el Internacional, de Paseo de la Reforma número 1”

La demolición del Edificio Internacional marcó un parteaguas en la historia de la arquitectura nacional: por primera vez se tenía que llevar a cabo una “demolición técnica”, calculada con precisión y garantizando la seguridad de los cientos de personas que transitaban por Paseo de la Reforma. La empresa encargada fue "Demoledores Técnicos Asociados S. de R.L.

Los detalles de la demolición eran de tal relevancia que el 17 de enero de 1958, en las planas de El Gran Diario de México, se informaba que los trabajos iniciarán el 20 de enero y que estaría bajo la responsabilidad técnica del doctor Julio Rosenblueth y que tendrían una duración de 365 días. El proceso era largo ya que sería prácticamente a mano, sin hacer uso de ninguna maquinaria para evitar tanto el colapso total del Edificio Internacional como que las vibraciones perjudicaran a los edificios que estaban alrededor. La demolición fue del piso 16 hacia abajo, y de acuerdo a información de este diario estuvo a cargo de 40 obreros especializados en demolición, que estaban asegurados contra cualquier riesgo.

Después de su demolición, el terreno estuvo desocupado durante varias décadas y a partir de los noventa ha sido sede de diversas cadenas hoteleras.

Arquitectura[editar | editar código]

Descripción del proyecto[editar | editar código]

Importancia en la Ciudad[1][editar | editar código]

Siempre se ha insistido mucho en la expansión de la mancha urbana, pero el fenómeno verticalizante de la arquitectura es igualmente importante para entender el fenómeno histórico del periodo (en 1939 en la CDMX sólo había 24 edificios de más de 8 pisos). Por varias razones, pero principalmente por dos, por que evidencia la pujanza económica y tecnológica del momento, pero también por que recrea todo un imaginario de la construcción de la urbe, al materializar la transición de la Ciudad de México de una pequeña ciudad a una gran metrópoli.

Sobre el desconocimiento u olvido del Edificio Internacional o Corcuera, el Dr. Leal lo atribuye a que fue considerado una “derrota”, ya que no sobrevivió a los sismos a pesar de ser una construcción moderna: “cabe recordar que entonces México estaba a punto de “dar el brinco”, por así decirlo, en términos de su desarrollo económico e industrial, el cual se vería reflejado especialmente en los muchos otros edificios altos que se empezaron a construir de forma más común a mediados de 1950. Pero estos primeros edificios altos eran pocos, más visibles y de alguna forma encarnaban de forma más decidida el progreso. La fragilidad del Internacional, una debilidad casi original, aun cuando tuviera tal vez la mejor ubicación de la época, le garantizó su paulatino olvido histórico”.

Anécdotas Memorables[editar | editar código]

El Edificio Internacional con su inolvidable publicidad fueron plasmados en la pantalla grande en la película Ustedes los ricos, al aparecer de fondo en la secuencia de la célebre pelea entre Pepe “El Toro” y “El Tuerto” en la azotea del edificio de la Comisión Federal de Electricidad, en la esquina de la Avenida Juárez y Humboldt, y donde aparece dicho inmueble a la distancia.[1]

Referencias[editar | editar código]

  1. 1,0 1,1 1,2 1,3 1,4 1,5 Tomado de: https://www.eluniversal.com.mx/opinion/mochilazo-en-el-tiempo/el-gigante-olvidado-del-paseo-de-la-reforma.