Viveros de Coyoacán

De WikiCity
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Datos

Época
Porfiriato / 1900

Viveros de Coyoacán

Viveros de Coyoacán

Alcaldía
Colonia
Dirección
Av. Progreso 3, Del Carmen, Coyoacán, 04110 Ciudad de México, CDMX
Cargando el mapa…
Coordenadas
19° 21' 15.19" N, 99° 10' 18.48" W

Los Viveros de Coyoacán  se encuentra ubicado en la Alcaldía Coyoacán en la colonia Del Carmen, es uno de los espacios que permiten sumergir nuestras mentes en la naturaleza en medio de la gran urbe de la Ciudad de México, por esto forma parte de los  49 Parques favoritos y bancas predilectas de la Ciudad de México, el principal objetivo del parque es la sensibilización y concientización ambiental, por ello, cuenta con senderos didácticos y zonas educativas para conocer más de las especies vegetales que habitan en México. Asimismo, en este rincón forestal habitan varias especies de aves, como carpinteros, colibríes, azulejos y gavilanes. También es común encontrar algunas ardillas entre los árboles.

Para ingresar a este sitio existen cuatro entradas. La primera y la segunda son las más cercanas al metro, mientras que las otras dos te llevan al centro de Coyoacán. Al entrar notarás un mapa gigante en el que verás que los viveros están delimitados por sus propias calles (como una mini ciudad).

Historia[editar | editar código]

Siglo XIX[editar | editar código]

A mediados de este siglo, la Revolución Industrial ya era historia antigua y el mundo comenzaba a darse cuenta de una cosa: la naturaleza podía ser y estaba siendo afectada por las acciones humanas. En México, el rápido crecimiento de la industria, la urbanización y las talas masivas de bosques comenzaron a tener consecuencias en el ambiente y en la calidad de vida de los mexicanos. Los científicos de la época comenzaron a hablar sobre erosión, sobre equilibrios naturales y sobre la importancia de conservar las zonas boscosas. Hasta ese momento, la idea de que la explotación excesiva de los bosques podría tener consecuencias era inexistente.

Una de las voces que se alzaron en el sentido ambientalista fue la de Miguel Ángel de Quevedo. Nacido en Guadalajara en 1862, Quevedo pasó sus primeros años en Francia y regresó a México con estudios de ingeniería hidrológica. Sus estudios en la Escuela de Puentes y Calzadas de París fueron de gran importancia en el desarrollo de su filosofía conservacionista. Para Quevedo, el bienestar de los bosques era un factor determinante en el porvenir de un país.[1]

Siglo XX[editar | editar código]

Viveros Corredor de Álamos.

La consolidación de los Viveros de Coyoacán se debe al  esfuerzo del eminente conservacionista y urbanista mexicano Miguel Ángel de Quevedo. En 1901 Porfirio Díaz lo nombró presidente de la recién formada Junta central del Bosque desde donde promovió la creación de áreas verdes. Gracias a su incansable labor, la superficie de parques y jardines en la ciudad de México creció del 2% al 16% en tan sólo una década: de dos pasaron a ser treinta y cuatro.

El mismo año de su nombramiento, el conocido como “apóstol del árbol” se propuso crear el primer vivero mexicano en el barrio de Coyoacán para lo cual donó una hectárea de terreno de su rancho Panzacola. Dicho proyecto no fue inaugurado sino hasta 1907 por el presidente Díaz.

Años más tarde, entre 1911 y 1934, el gobierno federal fue comprando y anexándole algunas propiedades hasta llegar a las 39 hectáreas que actualmente lo conforman. Finalmente.

En 1938, Lázaro Cárdenas lo declaró Parque nacional, abrió sus puertas al público y lo nombró “Parque El histórico Coyoacán”.

Este vivero fue la primera reserva forestal destinada a propagar y proveer especies arbóreas a zonas deforestadas como los lechos secos de los lagos y las desnudas faldas de las colinas de las periferias de la capital, así como a los jardines públicos y privados, al canal central del desagüe y a las arboledas de alineación y ornato de la capital del país. Las primeras especies que ahí se aclimataron en el año de 1925, fueron alrededor de 50, entre ellas, cuatro variedades de eucalipto, ocho especies de acacia, dos de álamo blanco de Canadá, tamárix, sauce, casuarina, sicomoro y varias de pino. En el vivero se reproducían cerca de dos millones de árboles al año de cerca de 400 especies. Además, con la ayuda del gobierno francés y de los alumnos de la Escuela de Guardas Forestales, pronto se lograron aclimatar árboles frutales de Francia y California, entre ellos manzanos, membrillos, perales, tejocotes y durazneros, lo que diversificó la fruticultura del país.

Considerado como uno de los más grandes pulmones de nuestra ciudad, este parque público funciona el día de hoy no sólo como espacio recreativo y deportivo sino también como centro de educación pública donde se difunde y promueve el respeto y conocimiento de la naturaleza y como zona de propagación de árboles donde se siguen produciendo más de 20 especies como ahuehuete, cedro blanco, fresno, jacaranda, pino chino, pino blanco, pino piñonero, trueno común, etc. Los árboles ahí sembrados pueden ser donados a personas físicas y/o morales para el desarrollo de actividades de plantación, encaminadas a la forestación y/o reforestación con fines de conservación y/o restauración en el ámbito territorial de la zona conurbada del Distrito Federal.[2]

instalaciones[editar | editar código]

Viveros de Coyoacán, área de juegos

El parque está dividido en varias zonas: área de producción, semillero, un sendero didáctico, arboretum, zona árida, humedal, zona de composta, rotonda central y un auditorio al aire libre. Se puede recorrer por diversas calzadas con canales que reciben el nombre de los árboles que ahí se cultivan. Su pista de 2.20 kms. de superficie plana de arcilla, es ideal para practicar distancia y también cuenta con juegos para niños, aparatos de ejercicio, tres canchas de baloncesto y un área donde se imparten diversas clases como: yoga, box, karate, baile, etc. A un lado del parque se encuentra un vivero donde se celebran exposiciones de floricultura y se venden plantas de ornato, tierra, fertilizantes y cerámica.[2]

Catálogo de vegetación[editar | editar código]

Existen diversas especies que son resguardadas en este espacio, una lista de algunas que se encuentran en el acervo de los vivieros son: cuatro variedades de eucalipto, ocho especies de acacia, dos de álamo blanco de Canadá, tamárix, sauce, casuarina, sicomoro y varias de pino. En el vivero se reproducían cerca de dos millones de árboles al año de cerca de 400 especies. Además, con la ayuda del gobierno francés y de los alumnos de la Escuela de Guardas Forestales, pronto se lograron aclimatar árboles frutales de Francia y California, entre ellos manzanos, membrillos, perales, tejocotes y durazneros, lo que diversificó la fruticultura del país.[2]

Personajes memorables[editar | editar código]

Catalogación[editar | editar código]

Referencias[editar | editar código]

Bibliografía[editar | editar código]

  1. Ramos, R. L. (2019, marzo 30). ¿Conoces la historia de los Viveros de Coyoacán? Recuperado 21 de mayo de 2020, de https://matadornetwork.com/es/la-historia-de-los-viveros-de-coyoacan/
  2. 2,0 2,1 2,2 Mellow Consulting. (s. f.). Los viveros de Coyoacán, una historia, su historia. Recuperado 21 de mayo de 2020, de https://veme.digital/los-viveros-coyoacan-una-historia-historia/